sábado, 24 de junio de 2017

Argentina: Todavía nos sorprendemos del Peronazismo

El refugio que Juan Domingo Perón brindó a los nazis, una verdad que incomoda
No es extraño que un anticuario de Olivos tenga 75 piezas nazis. Las localidades de Vicente López, San Fernando y Tigre fueron el asilo preferido de los criminales de guerra que ingresaron a Argentina durante el primer peronismo.

Por Silvia Mercado | Infobae
smercado@infobae.com



Rodolfo Freude y Juan Domingo Perón

De ningún modo es una casualidad que un anticuario de la zona norte de la provincia de Buenos Aires tenga en su poder 75 piezas con simbología del régimen nazi. Vicente López, Florida, San Fernando, Tigre fueron refugios para buena parte de los criminales de guerra, miembros de la SS y del partido nazi que vinieron a la Argentina desde 1946, cuando Juan Domingo Perón ganó las elecciones presidenciales, en parte, gracias al respaldo del empresario Ludwig Freude, considerado por entonces el alemán más influyente, incluso más que el propio embajador Edmund von Thermann.

Freude había conocido a Perón cuando éste revistaba en la Agrupación de Montaña de Mendoza, luego de haber pasado tres años en el lado Eje de Europa, tomando contacto con el fascismo y el nazismo en forma personal, y acompañando la avanzada alemana sobre Francia. En su libro El cuarto lado del triángulo, el profesor canadiense de historia latinoamericana Ronald Newton, escribió que "debido a que una de las especialidades más lucrativas de la Compañía General de Construcciones  de Freude era la construcción militar, había logrado desarrollado amplios contactos en el Ejército", incluyendo el joven Perón, ya que estaba construyendo una ruta entre San Juan y Mendoza.

Cuando el Eje cayó derrotado, y el agregado de negocios de la embajada norteamericana, John Cabot, le pidió al presidente de facto Edelmiro Farrell que extradite a Freude (considerado en Estados Unidos un agente nazi), se dispuso su expulsión. Pero el empresario presentó una solicitud urgente de naturalización, buscó defenderse legalmente y pudo zafar.


El filonazi pedófilo Perón y la resentida atorranta de Eva Duarte

Mientras tanto, el coronel Perón también había caído en desgracia y tuvo que presentar la renuncia a sus cargos como vicepresidente de la Nación, ministro de guerra y secretario de trabajo. ¿Dónde se refugió? En la casa de Rodolfo Freude, hijo de Ludwig, en el delta de Tigre, a donde Perón concurrió junto a Eva Duarte. De ahí fue llevado preso días después a la isla Martín García. Meses después, esa misma casa fue escenario, en mayo de 1946, de una pomposa fiesta de cumpleaños de la que ya se había convertido en Primera Dama. Por su lado, el hijo de Freude ya se había transformado en el primer secretario privado de Perón.

Quien más investigó la vasta red de agentes que trabajaron durante el peronismo original para rescatar criminales de guerra fue el periodista Uki Goñi, sobre todo para su excepcional obra La auténtica Odessa. La fuga nazi a la Argentina de Perón, un minucioso esfuerzo documental publicado en el 2002, que demuestra que esa organización, lejos de ser clandestina, trabajaba directamente desde la Casa Rosada.

Investigando en Bruselas los archivos del colaboracionista Pierre Daye, un escritor y "diarista compulsivo" que vivió en la Argentina, Goñi encontró detalladas descripciones de las reuniones del ex capitán de las SS Carlos Fuldner con Perón en la Casa de Gobierno, donde se decidía el listado de nazis que serían rescatados.

Para protegerlos, se puso en marcha un complejo mecanismo que empezaba en Suiza y el Vaticano, continuaba con barcos de la familia Dodero especialmente contratados para la misión  y terminaba en la mismísima Dirección Nacional de Migraciones, que fraguaba documentación y entregaba pasaportes con nombres falsos.

Se facilitaba así el ingreso de los criminales de guerra que en la Argentina pudieron confundirse con el resto de la población y mantener una vida normal. Solo unos pocos colaboraron, además, con el diseño y fabricación de algunas novedades tecnológicas de la época, como el avión Pulqui.


Josef Mengele

De este modo llegaron a la Argentina, entre 1946 y 1950, Josef Mengele, Adolf Eichmann y Eric Priebke, entre los 250 acusados de crímenes de guerra en las cortes europeas y miles de miembros del partido nazi y organizaciones como la SS, muchos de los cuales todavía no pudieron ser identificados.

Habiendo constatado que cada inmigrante tenía un número de legajo, Goñi pidió los archivos de cada uno y comprobó que no estaban, habían desaparecido. "Los habían limpiado". El periodista cuenta que "se armó un gran revuelo, y un día un funcionario me dice, '¿qué quiere que haga? ¿que le admitamos que nos ordenaron quemarlos en 1996? Nunca lo admitiremos'. Aún así hubo información valiosísima. Por ejemplo, que los expedientes de inmigración de Mengele y Priebke tienen números consecutivos, lo que muestra que fueron abiertos por una misma persona, al mismo tiempo".


Adolf Eichmann

Esa fecha, 1996 no puede ser casual. Y valdría una nueva investigación periodística. En 1992, el Ministerio del Interior que comandaba Carlos Corach ordenó por un decreto, el 232/92, "difundir la existencia y contenido" de toda la documentación en poder de los organismos estatales "vinculado al accionar de criminales nazis" en la Argentina. Dos años depsués esa decisión tomaba impulso y en 1997, finalmente, la DAIA publicó el "Proyecto Testimonio", dos tomos, 650 páginas, con 6000 imágenes documentales y 400 fotografías que daban cuenta de los trabajos para trasladar refugiados nazis de Alemania -u otros países de Europa a donde había logrado huir- a la Argentina.

El médico y antropólogo Mengele, tristemente famoso por sus macabros experimentos con prisioneros, vivió en Vicente López, en el barrio de Florida, donde trabajó como comercial de una empresa agrícola. Entre ese trabajo y viajes a Paraguay juntó dinero para comprar una empresa de carpintería y se pudo mudar a una casa más acomodada, en Olivos. Allí es donde lo encontró Simon Wiesenthal, el famoso cazanazis, pero Argentina rechazó la solicitud de extradición bajo la excusa de que ya no vivía en esa dirección. Murió en Brasil en 1979.

Eichmann, responsable directo de la solución final y de los transportes de deportados a los campos de concentración, utilizó el nombre de Ricardo Klement durante su estancia en Olivos, donde alquilaba un inmueble, para luego mudarse a la casa que se construyó en Bancalari (partido de San Fernando), donde trabajó como gerente en la fábrica de automóviles de Mercedes Benz. Tras las dificultades para la extradición de Mengele, fue raptado en la Argentina por un comando israelí en 1960, juzgado en Jerusalén y ejecutado en 1962. Sus últimas palabras antes de ser colgado fueron "¡Viva Alemania! ¡Viva Argentina! ¡Viva Austria!". En ese orden.


Erich Priebke

El oficial de la SS Priebke, responsable de la Masacre de las Fosas Ardeatinas, también vivió un tiempo en el norte de Buenos Aires después de haber logrado huir de su cárcel en Rimini, por la ayuda del grupo ODESSA, que tomó contacto con Fulder y lo hizo ingresar a nuestro país. Luego se instaló en San Carlos de Bariloche, otro de los destinos preferidos por los criminales nazis en la Argentina, donde dirigió el Instituto Cultural Germano Argentino Bariloche y sus colegios primario y secundario, el Instituto Primo Capraro. Cuando en 1994 trascendió su verdadera identidad, Italia pidió la extradición que le fue concedida a los pocos meses. Fue juzgado y murió en la cárcel en 2013.

Que haya peronistas que todavía sigan negando los lazos entre el nazismo y el peronismo original, el vínculo personal entre Perón y muchos criminales de guerra, el crucial aporte de recursos nazis para su llegada de al gobierno, la ausencia de críticas del fundador del movimiento al Holocausto y -por el contrario- el disgusto que expresó en reiteradas oportunidades a los tribunales de Nuremberg, es otra prueba más de la poca tolerancia a la verdad que sigue habiendo en la Argentina.

viernes, 23 de junio de 2017

Coraje en combate: 5 batallas en que los cojones se impusieron (1/2)

5 Batallas donde el espíritu luchador superó las adversidades
Parte 1
Andrew Knighton | War History Online



Las batallas se pueden perder por cien razones diferentes. Pobres números, estrategia imprudente, armas inferiores, la lista continúa. Pero sólo de vez en cuando, una fuerza de combate supera las barreras que deben conducir a su derrota. De vez en cuando, el espíritu de lucha supera las probabilidades.

Agincourt



Para los ingleses, la batalla de Agincourt es la materia de la leyenda. Era una batalla que no podía haber sido ganada sin la asombrosa fuerza del espíritu.

El ejército inglés que luchó en Agincourt el 25 de octubre de 1415 fue una fuerza maltratada. Hambrientos y llenos de enfermedades, habían estado marchando durante días por el norte de Francia. 6.000 de ellos enfrentaron alrededor de 25.000 franceses. La mayoría de los ingleses eran arqueros, hombres pobres que llevaban poca armadura. Contra ellos estaba un ejército que consistía principalmente de hombres de armas - guerreros ricos vestidos de pies a cabeza en reluciente metal.


Las decisiones tácticas desempeñaron un papel importante en la decisión de la batalla, pero no hubieran sido por nada, sino por el espíritu de lucha de las tropas inglesas, inspiradas por su líder, el rey Enrique V, que vagaba por las líneas antes de la batalla y guió a los hombres en oración . Una delgada línea de tropas se defendía una y otra vez contra una fuerza más grande y mejor equipada, desgastando a los franceses en un brutal combate cuerpo a cuerpo que finalmente logró vencer a los ingleses.

Albuera


El espíritu de lucha volvería a salvar a los británicos en el flanco de la batalla de Albuera el 16 de mayo de 1811.

Durante los combates, una tormenta de granizo barrió el campo de batalla. El 3rd (de Infantería a Pie) Foot británico, conocido como los Buffs, se encontró con mosquetes empapados y casi sin visibilidad. Hacia esta miseria cabalgaban las caballerías francesa y polaca, llegando tan de repente que los Buffs no pudieron formar plazas defensivas. Los Buffs fueron abrumados, su Teniente Latham salvando el estandarte del regimiento ocultándolo en su chaqueta, incluso cuando su brazo y la mitad de su rostro estaban cortados.


Los Buffs defienden sus colores, pintados por William Barnes Wollen

Otras tropas se apresuraron a detener a los franceses. Entre ellos estaba el 57º Regimiento de Fusileros. El coronel Inglis, el comandante del 57, recibió una munición de racimo en el pulmón y se tendió en el campo instando a sus hombres a volverse "duros de morir".

Pagar carísima la derrota hicieron. Del 57, sólo 160 hombres sobrevivieron de 600, mientras que sólo 85 de los 728 Buffs salieron de Albuera vivos. Pero su coraje había ganado el día. El comandante francés, el mariscal Soult, los culpó por su derrota, diciendo: "Ellos estaban completamente golpeados, el día era mío, pero no lo sabían y no huirían".

El teniente Latham, notablemente, sobrevivió.

jueves, 22 de junio de 2017

Argentina: El brigadier que no apoyó el golpe del 76

La historia del militar que enfrentó a Videla y Massera y se negó a participar del golpe contra Isabel Perón
El brigadier Héctor Fautario murió a los 93 años. Fue el comandante en jefe de la Fuerza Aérea que rechazó ser parte del golpe de Estado de 1976, y perdió su cargo por una rebelión interna ante la indiferencia del peronismo. Anécdotas sobre un militar republicano, que no quería prensa
Por Ceferino Reato - Infobae



El brigadier Héctor Fautario, en su carácter de comandante en jefe de la Fuerza Aérea, junto al presidente Juan Domingo Perón y a la vicepresidente Isabel Martínez

El viernes 17 de octubre de 1975, mientras los peronistas marchaban a Plaza de Mayo para escuchar a la presidenta Isabel Perón, los jefes del Ejército, la Armada y la Aeronáutica almorzaban por los canales del Delta a borde del yate Itatí.

El general Jorge Videla y el almirante Emilio Massera intentaban convencer al brigadier Héctor Fautario para que se plegara al golpe de Estado que venían organizando desde mediados de aquel año.

"Me parece que ustedes se están apresurando. El año próximo hay elecciones y se termina el mito de que el peronismo no puede ser derrotado en las urnas. Dejemos que las cosas se solucionen como tienen que solucionarse. Nosotros no estamos preparados para gobernar", les dijo Fautario, según me contó él en una de las entrevistas para mis libros "Operación Primicia" y "Disposición Final".


El brigadier Héctor Luis Fautario murió el 12 de febrero de 2017

Fautario debería ser estudiado en las escuelas como el jefe militar que se opuso al golpe que ocurriría apenas seis más tarde de aquella comida náutica, pero no lo es, en parte por su propia decisión: nunca quiso ser grabado ni, mucho menos, filmado. A principios del año pasado, en ocasión de la reedición de "Disposición Final", me dijo que su familia no quería que él se expusiera.

Una pena que este brigadier entrerriano de fortísimo carácter se haya muerto el domingo 12 de febrero, a los 93 años, sin que casi nadie lo notara, más allá de sus familiares, camaradas y amigos. Porque su negativa al golpe merecía un reconocimiento público. Recordemos el contexto: vastos sectores sociales, económicos y políticos —incluidos, por otras razones, los grupos guerrilleros— propiciaban la caída de Isabelita.


Isabel Perón en el balcón de la Casa Rosada. Desde 1975 los comandantes de las Fuerzas Armadas estaban preparando el golpe (Getty)

Los diarios de la época, incluida La Opinión, de Jacobo Timerman, reflejaban ese clima en la opinión pública y utilizaban en sus tapas palabras como "guerra", "subversión" y "extremistas".

Según Videla, en una explicación en la que se quita culpas propias, el golpe de Estado ya era irreversible: "No era una situación aguantable: los políticos incitaban, los empresarios también; los diarios predecían el golpe. La Presidente no estaba en condiciones de gobernar, había un enjambre de intereses privados y corporativos que no la dejaban. El gobierno estaba muerto".

En ese marco, había que tener mucho valor para nadar a contracorriente y negarse a involucrar a su fuerza en la lucha de los militares contra el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) en la provincia de Tucumán, como Fautario había hecho a principios de 1975.


Fecha trágica para la historia Argentina: 24 de marzo de 1976 (Getty)

Fautario me dijo también que en aquel almuerzo en el Delta, Massera le reveló la fecha del golpe: sería el 24 de marzo de 1976 dado que el Ejército y la Armada necesitaban algunas semanas para adiestrar a los conscriptos (el servicio militar era obligatorio) de la clase 1955, pero que, al mismo tiempo, no podían demorar mucho porque debían anticiparse al inicio de la campaña electoral.

Por su lado, en una serie de entrevistas Videla me confirmó que "la Fuerza Aérea no participaba en las conversaciones sobre el golpe" y lo atribuyó al "marcado peronismo de su comandante", algo que Fautario negaba. "Se lo miraba con desconfianza", afirmó Videla.


Isabel Perón, el brigadier Fautario y el almirante Emilio Massera pocos meses antes del golpe

Fautario fue el jefe de la Fuerza Aérea en los cuatro gobiernos constitucionales del peronismo entre 1973 y 1976, que fueron encabezados por Héctor Cámpora, Raúl Lastiri, Juan Domingo Perón y, a su muerte, su esposa, Isabelita, que había sido elegida vicepresidenta. Pero, Fautario fue desplazado a fines de 1975, luego de una rebelión en la Fuerza Aérea, que comenzó el 18 de diciembre con la toma del aeroparque Jorge Newbery y duró cuatro días, encabezada por el brigadier Orlando Capellini.

Videla señaló que él, en acuerdo con Massera, respaldó el alzamiento de Capellini: "Lo apoyamos por la pasiva, demorando la represión. Era lógico reprimir ese levantamiento, pero, por un lado, era otra fuerza y no quedaba nada simpático que saliésemos a tirar contra ellos; por el otro, sabíamos que Capellini había tomado esa actitud porque iba a ser pasado a retiro por Fautario y nosotros, con Massera, simpatizábamos más con Capellini que con Fautario. Al brigadier Agosti, sucesor de Fautario, lo considerábamos más confiable que él desde todo punto de vista".


La Junta Militar: Emilio Eduardo Massera, Jorge Rafael Videla y Orlando Ramón Agosti (Getty)

Tres meses después de ese levantamiento, Orlando Agosti sería el tercer hombre de la Junta Militar que tomaría el poder.

Premonitorias las palabras de Fautario, antes de perder su cargo. En un momento de la crisis en su fuerza, fue a la residencia de Olivos e intentó ver a Isabelita, que no lo recibió. Le envío entonces un mensaje a través del edecán de la Aeronáutica: "Cuídese, señora, porque a usted la van a echar en marzo".

*Editor ejecutivo de la revista Fortuna, su último libro es Disposición Final.

miércoles, 21 de junio de 2017

Batalla de Nicópolis: Los otomanos se cargan una cruzada europea

Batalla de Nicopolis - la cruzada fallada contra los otomanos

Yulia.Dzhak | War History Online




Batalla de Nicópolis. Fuente: Wikipedia


Veinticinco años después de la matanza en Chernomen en 1371, tuvo lugar una batalla épica. El ejército del sultán otomano Bayezid el rayo derrotó a las fuerzas de los cruzados. Esas fuerzas eran los ejércitos aliados de Hungría, Alemania y Croacia, todos dirigidos por su rey Sigismund de Luxemburgo.

Es el comienzo del otoño de 1396. Cerca de la ciudad de Nicópolis, un conflicto armado de dos creencias determinará el futuro del Segundo Imperio Búlgaro. Después de esta batalla, los otomanos consolidarían su posición en Europa y un año más tarde los búlgaros sufrirían quinientos años de horrenda esclavitud. La coalición anti-otomana costaría la vida de Ivan Strazimir, el último emperador búlgaro.

Para Occidente, la derrota en Nicópolis sería enormemente significativa. Durante casi 50 años el viejo continente no podría hacer una nueva cruzada contra los otomanos. La batalla de Ankara en 1402 y las guerras entre 1419-1437 impedirían los esfuerzos de las mayores fuerzas militares en el sudeste de Europa para luchar entre sí a un resultado permanente.

La amenaza del Oriente

El apetito por una tierra de los turcos otomanos era enorme. Su mirada se centró en el corazón de Europa. El éxito de los otomanos durante las últimas décadas del siglo XIV fue alarmante. Los estados católicos en las fronteras de la Península estaban sinceramente preocupados. Después de la caída de las principales ciudades de Edirne, Sofía y Plovdiv, los otomanos fueron los nuevos gobernantes de las tierras orientales.

La batalla de Chernomen dibujó las tierras de los déspotas macedonios justo al lado del imperio en expansión. Las tierras búlgaras se convirtieron en estados vasallos. La futura conquista de las tierras en Mizia sería devastadora para todo el continente.

La alianza



Retrato del emperador Sigismund. Fuente: Wikipedia

La amenaza proveniente del este exigía medidas drásticas. La calma después de la Guerra de los Cien Años también tuvo un impacto. Francia y Borgoña decidieron ayudar al rey húngaro y ganar cierto prestigio entre los países vecinos. La tregua entre Inglaterra y Francia permitió a Carlos VI destacar su amor por el cristianismo. También envió refuerzos al rey húngaro para ayudar a la cruzada.

El gobernante borgoñón también envió un contingente, dirigido por su propio hijo. Venetia y Génova también tenían interés en detener la conquista otomana. Sus beneficios eran puramente económicos, ya que los otomanos eran una amenaza para sus acuerdos comerciales con los Balcanes. El rey húngaro Sigismund de Luxemburgo (futuro emperador del Sacro Imperio Romano) comenzó a organizar una cruzada contra los infieles. El futuro de todo el continente y de los Balcanes dependía del resultado de la cruzada. En el año 1394, el Papa Bonifacio IX hizo un anuncio oficial y bendición para la Santa Cruzada.

Mitos en los números

Cuando se trata de números, el tamaño del ejército está abierto a debate. Con la condición de los países en ese momento, las pérdidas de guerreros experimentados durante la Guerra de los Cien Años, y todas las demás rivalidades y enfrentamientos, podríamos asumir con seguridad que el ejército no era enorme. Algunas fuentes asumirían alrededor de 40.000-100.000, pero la logística, las provisiones y los gastos que cada país tenía que pagar por mercenarios sugieren un número mucho menor. El ejército cruzado reunido no fue posiblemente mayor de 15 a 17.000. No tan grande como declarado, pero enorme para este tiempo y lugar.

El conteo de los conquistadores otomanos también es discutible. A menudo considerado como una horda incontable, su tamaño es más bien una exageración romántica. Después de todo, para sus historiógrafos contemporáneos, los otomanos eran los malos. Por lo tanto, sólo tenían que ser incalculablemente numerosos. Sin embargo, es cierto que el ejército de los conquistadores fue uno de los más fuertes para su tiempo y un enemigo temido, que aplastó cualquier cosa en su camino. Fueron casi imposibles de detener, pero el hecho de que los Balcanes resistieron su marcha durante tantas décadas es digno de admiración.

A juzgar por todo esto, podríamos calcular de nuevo sus números a más como 20-25,000, por la misma razón - finanzas, logística y enfrentamientos previos. Y tampoco debemos descuidar el hecho de que parte de la fuerza del sultán Bayezid estaba ocupada en Asia Menor. Además, parte de la fuerza era la del rey serbio Stefan Lazarevic, cuñado del sultán.

Inicio de la Cruzada

El movimiento de los ejércitos de las fuerzas cristianas aliadas iba acompañado de toda la vanidad de la Europa medieval. Los primeros meses fue más como un carnaval. Cada señor se sentía obligado a dar una bienvenida generosa a los cruzados que pasaban. Por lo tanto, les tomó meses moverse por los territorios, con todas las cacerías, celebraciones y actividades aristocráticas. Habían pasado tres meses antes de que la fuerza se uniera al ejército de Segismundo en Buda.

Fue en el medio del verano, en julio. El plan de Sigismund era esperar el avance de los otomanos hacia Buda, en lugar de dirigir un ataque. Sin embargo, los líderes occidentales, todos jóvenes comandantes de Caballeros, insistieron en marchar hacia adelante. Con su sangre joven hirviendo tan caliente como el verano, soñaron con el honor y la gloria y declararon que era cobarde esperar al enemigo. Al final, hicieron cumplir su voluntad, y los cruzados continuaron marchando.

Después de cruzar el río Danubio, los cruzados llegaron a la ciudad de Vidin. Allí, la última realeza búlgara restante se unió rápidamente con ellos. Antes de eso, había sido obligado a convertirse en un vasallo para los otomanos, por lo que estaba verdaderamente aliviado de traicionar a los turcos guarnecidos a los cruzados. El 12 de septiembre, los cruzados llegaron a la fortaleza de Nicópolis. La asediaron, pero como carecían de armas de asedio, sus tácticas debían agotar y matar de hambre a los enemigos detrás de las paredes. Una docena de días más tarde recibieron noticias inquietantes. Las fuerzas del sultán Bayezid se estaban cerrando, y una batalla pronto remojaría la tierra con sangre.

Los caballeros franceses, como antes, insistieron en encontrar al enemigo en el campo de batalla. Estaban decididos a ser los primeros en atrapar a los infieles. Podríamos notar una vez más que los caballeros franceses sin experiencia con sus sueños de honor y gloria, no vieron ninguna amenaza real. Estaban cegados por su propia apariencia maravillosa. Para ellos, los otomanos eran presas fáciles. Salvajes, que no tenían ninguna posibilidad contra los brillantes caballeros de armadura. Y también podríamos concluir que este comportamiento y ceguera a la verdad fue una de las principales razones por las que la Cruzada fracasó. La principal desventaja del carnaval pomposo fue que ninguno de los aliados se lo tomó en serio. Se olvidaron del interés común que compartían al detener el Imperio Otomano.

La batalla de Nicopolis


Rojo - Cruzados; Verde - Otomanos. (Wikipedia)

El 25 de septiembre de 1396, las dos fuerzas se enfrentaron. Las líneas de Caballeros constituían el centro, y las caballerías húngara y Vlach se desplegaban en los flancos. Los cruzados estaban listos para enfrentar a su mortal enemigo. Los otomanos también desplegaron sus fuerzas en varias líneas subsiguientes. La primera fila era de jenízaros, seguida de una caballería rumeliana. Los flancos eran de caballos anatolios.

Bayezid sospechaba que los caballeros estarían ansiosos por atacar primero y ordenó a las filas delanteras tomar una postura defensiva y construir una fila de estacas para empalar a la caballería. Como era de esperar, los valientes caballeros lanzaron un ataque y cargaron al centro. Desafortunadamente para ellos, cuando se acercaron y vieron las estacas, tuvieron que abandonar los caballos y continuar a pie. Los jenízaros lograron soportar el ataque de sus atacantes blindados durante el tiempo suficiente, y Bayezid envió a su caballería para rodear a los confundidos caballeros franceses.

Fueron asesinados. Los famosos fueron capturados para pedir rescate, y quien no logró retirarse fue asesinado.


Titus Fay salva al rey Sigismundo de Hungría en la Batalla de Nicópolis. Pintura en el Castillo de Vaja, creación de Ferenc Lohr, 1896. (Wikipedia)

La caballería otomana acusó a los húngaros, que fueron abandonados por sus aliados Vlach. Sigismund se escapó al pueblo más cercano, donde algunas galeras venecianas estaban ancladas. El ejército húngaro se rindió. Los aristócratas fueron cambiados por rescates y los prisioneros fueron vendidos como esclavos. Algunos se ahogaron en el Danubio mientras huían, y algunos murieron en el camino a casa. Sólo unos pocos lograron regresar a Hungría.

El resultado

El rey Sigismund volvió a casa vivo después de viajar por mar durante algún tiempo. El rey Carlos se enteró de la derrota, en algún momento alrededor de Navidad. Los Caballeros franceses perdieron su apetito por las Cruzadas. Los búlgaros perdieron toda esperanza de repeler a los otomanos y hacia finales de 1396 su último reino cayó, y el Imperio búlgaro dejó de existir durante cinco siglos. Hasta mediados del siglo XV, no se intentó detener la expansión otomana. La captura siguiente de Bayezid por Tamerlane en 1402 inhabilitó el imperio otomano para un pedacito, así que dio una ocasión para que los húngaros reorganizan. Pero fueron derrotados nuevamente en Varna.

La victoria en Nicópolis, en realidad, abrió la península y Europa a los otomanos. Desalentaba cualquier deseo de unificación contra el enemigo común. Después de tomar Constantinopla en 1453, el Imperio Otomano se convirtió en la mayor amenaza para Europa Central.

Bibliografía:


  • Andreev, Bulgarian Khans and Kings, 1994
  • Bozhilov and Vasilev, History of Medieval Bulgaria, 1999, Publisher: “Anubis.”
  • Acad. K. Irechek, History of the Bulgarians, Edit: P.Petrov, 1978, Nauka i Izkustvo


martes, 20 de junio de 2017

India: Un crimen pasional de un oficial naval

Un "delito de pasión" que la India nunca olvidó
Por Bachi Karkaria
Mumbai | BBC


Sylvia y Kawas Nanavati, poco después de que se casaron en 1949
Captura de imagen
Sylvia y Kawas Nanavati, poco después de que se casaron en 1949
En la bochornosa tarde del 27 de abril de 1959, en un elegante barrio de Bombay (ahora Bombay), un oficial naval indio decorado entró en el dormitorio del amante de su esposa inglesa y lo mató a tiros.
El comandante Kawas Maneckshaw Nanavati le disparó a Prem Ahuja, un hombre de negocios, con un arma tomada de su barco, y luego fue a la comisaría para confesar su crimen.
Su juicio de alto perfil capturó la imaginación del público.
Las mujeres desmayadas lanzaban notas de billetes con lápiz de labios en el oficial de la marina cuando llegaba cada día para el juicio con uniforme completo, acompañado por una intermitente escolta naval.
Los frenéticos partidarios del oficial gritaron "¡Siéntate!" ¡y callate!" A los testigos de cargo. Las multitudes llenaban las calles de los alrededores, en ocasiones necesitaban a la policía antidisturbios.

El juicio de Nanavati


  • 27 de abril de 1959: Kawas Nanavati es arrestado por disparar a los muertos Prem Ahuja en Bombay
  • 23 de septiembre de 1959: Un jurado del tribunal de primera instancia condena a Nanavati. Veredicto declarado "perverso" por el juez y remitido al Tribunal Superior de Bombay
  • 11 de marzo de 1959: Tribunal Supremo de Bombay considera culpable a Nanavati de asesinar a Ahuja y lo condena a cadena perpetua
  • En el plazo de cuatro horas, el gobernador del estado de Bombay emite la orden sin precedente que suspende la sentencia hasta que el recurso de Nanavati al Tribunal Supremo se elimine
  • 5 de septiembre de 1960: La Corte Suprema concluye que el gobernador "sobrepasó" sus poderes y deroga su suspensión de la sentencia de Nanavati
  • 8 de septiembre de 1960: Nanavati es transferido de la custodia naval a una prisión civil
  • Oct 1963: Nanavati obtiene libertad condicional por razones de salud y es trasladado a un bungalow en una colina
  • 16 de marzo de 1964: Nanavati es indultado por el gobernador del nuevo estado de Maharashtra, Vijaylakshmi Pandit
  • 1968: Nanavati y su familia - esposa y tres hijos - emigran a Canadá

Dentro de la corte, la fiscalía argumentó que el Sr. Ahuja acababa de salir de su baño, con sólo una toalla alrededor de su cintura, cuando le dispararon. La defensa dijo que el arma se disparó accidentalmente durante una pelea entre los dos hombres.
Pero la fiscalía preguntó claramente cómo la toalla podría haber permanecido firmemente en su lugar cuando el Sr. Ahuja fue encontrado muerto en el suelo.
Fuera de la cancha, los vendedores callejeros vendieron armas de juguete y toallas reales, gritando en hindi, "Nanavati ka pistoll! Bang, bang, bang! Ahuja ka towliya! Marega toh bhi nahin girega !!" (La pistola de Nanavati, la toalla de Ahuja, no caerá ni siquiera si caes muerto).

El juicio del primer "delito de pasión" de la clase alta de la India -una emocionante historia de amor y honor- tuvo bastantes giros y giros, lo que condujo a un perdón inesperado para el oficial naval. También resultó ser el último juicio de India por el jurado.


El caso se convirtió en una embriagadora mezcla de moralidad, patriotismo y orgullo comunitario
Por un lado, la defensa, una colección de los mejores abogados de la ciudad, retrató al acusado como un héroe y la víctima como un villano.
Dijeron que Nanavati era un alto oficial de la marina que estuvo en el mar durante meses y meses al servicio de su país, dejando a su esposa "solitaria y vulnerable".
Pintaron al Sr. Ahuja como un rico hombre de negocios sin ningún compromiso con la moralidad o el nacionalismo. Un supuesto asunto con la esposa de un oficial naval no sólo era inmoral, sino casi anti-nacional, argumentó la defensa.
También ayudó en el caso de la defensa que Nanavati era un Parsi, uno de los zoroastrianos de la India, una rica comunidad de negocios que había creado empleos y contribuido con instituciones públicas a Bombay. La imagen de la comunidad era de alta mentalidad, integridad y ilimitada filantropía.

Mezcla emocionante

El Sr. Ahuja, por el contrario, era un Sindhi, una comunidad de refugiados partición, y fue interpretado por la defensa y los medios sensacionalistas como uno interesado sólo en hacer dinero por medios justos o foul. La defensa también señaló el licor encontrado en su casa en lo que entonces era una prohibición de la era de Bombay y las cartas de amor de otras mujeres, para sugerir un carácter libertino.
Así que el caso se convirtió en una embriagadora mezcla de moralidad, patriotismo y orgullo y prejuicio comunales.
También fue el tema de varias películas de Bollywood, libros e incluso una tesis doctoral.
El caso llevó a la Corte Suprema a examinar nuevamente las leyes constitucionales que definían los poderes del gobernador -el gobernador del estado había promulgado una orden sin precedentes que suspendía la sentencia de culpabilidad dictada por el Tribunal Supremo, que luego fue revocada por el Tribunal Supremo.
Más importante aún, el caso escribió la orden de muerte de los juicios por jurado en la India.


Los Nanavatis eran parte de una próspera comunidad de Parsis en Mumbai

Sin dar ninguna razón, el jurado de nueve miembros había encontrado a Nanavati inocente. El juez declaró el veredicto "perverso" porque, a su juicio, todas las pruebas admisibles presentadas señalaban la culpabilidad del funcionario.
Había editoriales mordaces en los periódicos, que también informaron de un "furor en el parlamento" que cuestiona el desvío del proceso judicial para "favorecer a un hombre con amigos influyentes".
Cuatro meses más tarde, frente a las críticas, el gobierno puso fin a los juicios por jurado, o lo que se llama "justicia laical".
Nanavati fue enviado a la prisión en septiembre de 1960. Se le concedió libertad condicional por razones de salud en octubre de 1963 y se le permitió vivir en un bungalow en la localidad costera de Lonavala. Allí se le dio noticias de su indulto en marzo de 1964.

Estado mítico

El nuevo gobernador del estado Vijaylakshmi Pandit indultó a Nanavati sobre la base de una petición de misericordia y "en vista de las circunstancias del caso".
Cuatro años más tarde, Nanavati y su familia salieron de Mumbai y emigraron a Canadá donde murió en 2003, un anciano venerado de la floreciente diáspora zoroastrista de Ontario. Sylvia sigue siendo la madre amorosa y una abuela cariñosa.
Cada década posterior ha visto "crímenes de celebridad" de alto perfil desencadenados por la pasión romántica o la codicia prosaica. Ninguno logró o puede llegar al estatus mítico de la saga Nanavati.

lunes, 19 de junio de 2017

SGM: Operación Nordwind - Parte 2

Operación Nordwind 1945: 
La última ofensiva occidental de Hitler

Parte 2
Viene de Parte 1

Después de la pérdida de Estrasburgo el 23 de noviembre, el punto focal de las acciones alemanas a finales de noviembre y principios de diciembre fue la defensa de la bolsa de Colmar, que fue el último punto de apoyo importante alemán en la orilla oeste del Rin, en Alsacia. La campaña de noviembre separó al AOK 1 del AOK 19, que se había internado en la bolsa de Colmar. 
El 24 de noviembre, General Rundstedt y General Balck recomendaron que se retirará AOK 19 sobre el Rin a una nueva línea defensiva en el Bosque Negro, Hitler se enfureció con la idea de que una parte importante de Alsacia se devolviera a los franceses sin oponer resistencia y tristemente dio instrucciones para que las fuerzas atrapadas alrededor de Colmar que lucharan o murieran en la llanura de Alsacia. 

 
El avance de la 2e División de Blindee de Leclerc fue tan repentino e inesperado que cuando los tanques franceses irrumpieron en Estrasburgo el 23 de noviembre, los ciudadanos iban a sus negocios sin ninguna expectativa del drama que se estaba desarrollando. Esta foto fue tomada unos días después de la liberación con la dañada catedral de Notre Dame en el fondo. (NARA) 
 
Un tanque M4A2 de la 5e División Blindee francesa con movimientos de apoyo de infantería en las afueras de Belfort el 20 de noviembre de 1944 durante los esfuerzos para penetrar en la brecha de Belfort en la llanura de Alsacia a lo largo del Rhin. (NARA) 
 
El apoyo de los Panzer del AOK 19 en la Brecha de Belfort fue escaso. Los mal desplegados Panzer Brigada 106 Feldherrnhalle se desempeñó como su cuerpo de bomberos, corriendo de un lugar a otro con la esperanza de evitar una catástrofe. Uno de sus tanques PzKpfw IV que se ve en el fuego después de haber sido alcanzado por fuego de bazuca durante una escaramuza con la 4e división de Montaña Marroquí francesa en los bosques de Hardt cerca de Pont-du-Bouc, al norte de Mulhouse, en la lucha por la brecha de Belfort, en los primeros días de diciembre de 1944. (NARA) 

Hitler colocó la defensa de este sector en SS-Reichsführer Heinrich Himmler, y bajo un nuevo Comando de Oberrhein (Alto Rin) como un reproche a el derrotismo del ejército. 
Con la alta barrera de los Vosgos penetrada, Devers comenzó los preparativos para cruzar el Rin, a pesar de que todavía no había recibido permiso formal de Eisenhower para hacerlo. El avance espectacular del Grupo 6 º Ejército en noviembre de 1944 planteó la cuestión del papel que podría desempeñar en las próximas operaciones en Alemania. Eisenhower había aceptado en general el punto de vista británico que el énfasis debe estar en el ala norte, y en especial la misión 21a Montgomery grupo del ejército para apoderarse de la región industrial del Ruhr de vital importancia en Alemania, con el Grupo 12 del Ejército Bradley proporcionó una función de apoyo en contra de la Cuenca industrial del Sarre. Bajo este esquema, el sexto Grupo de Devers "El Ejército no tiene un papel importante, además de una parte imprecisa de la estrategia de un "frente amplio" de Eisenhower. Parte del problema era los detalles geográficos de Alsacia y el terreno correspondiente en la parte alemana del Rhin. Más allá de la llanura del Rin, Alsacia es el Bosque Negro de Alemania, una extensión montañosa y boscosa que no parece ser especialmente adecuada para las operaciones ofensivas móviles. El sexto grupo del ejército, con su larga experiencia en operaciones de montaña, no se dejó intimidar por tales perspectivas, que acaba de superar el obstáculo de montaña más importante en el ETO en una impresionante campaña de dos semanas. Sin embargo, Eisenhower estaba inmerso todavía en la desastrosa campaña de bosques Hürtgen en el primer sector del Ejército de los EE.UU., una sangrienta batalla de desgaste, con pocos signos de progreso. Como resultado de ello, la idea de que se repita el potencial de esta campaña en el Bosque Negro dio una larga pausa de Eisenhower. 

Además de la cuestión de la idoneidad del Bosque Negro como un quirófano en el comienzo del invierno de 1944, Eisenhower fue también provisionalmente el compromiso de apoyar una operación proyectada por el Tercer Ejército de Patton en el Sarre, dirigida hacia Frankfurt. Campanilla operación, programada para comenzar el 19 de diciembre, no sería posible a menos que las defensas alemanas en el Palatinado en la orilla oeste del Rin se soltaron. Como resultado de estas consideraciones, vetó el plan de Eisenhower de atacar Devers a través del Rin a finales de noviembre o principios de diciembre. En cambio, el sexto grupo del ejército se le dio un papel de apoyo. El ala norte del Séptimo Ejército de Patch EE.UU. fue asignado para empujar hacia el norte en los Vosgos baja para ayudar a Tercer Ejército de Patton en su asalto al Rhin. En el sur, los franceses Lere Armée fue dirigida a eliminar la bolsa de Colmar. 

Nuevas directivas de Eisenhower llevaron a una serie de ofensivas brutales de montaña a principios de diciembre. El ataque desde el Norte por el XV Cuerpo de los EE.UU. hacia el Sarre se enfrentó a una fuerte concentración de las defensas de la Línea Maginot alrededor de la ciudad antigua fortaleza de Bitche, mientras que el VI Cuerpo hacia el este ante el bosque Hagenau seguido por el Westwall (Línea Sigfrido). La penetración de la selva Hagenau fue un éxito suficiente como para que el VI Cuerpo compromete su fuerza de la explotación mecanizada, la División Blindada 14. Por el contrario, XV Cuerpo tenía un tiempo duro en los accesos a Bitche y no habían capturado la ciudad en la tercera semana de diciembre, cuando las operaciones fueron suspendidas por la ofensiva de las Ardenas. Más lejos al sur, la bolsa de Colmar fue asaltado por tres lados, pero la Wehrmacht mantuvo un control firme hasta el final de diciembre. 

El evento más influyente en la lucha contra Alsacia ocurrió más al norte, en las Ardenas belgas, donde Grupo de Ejércitos B lanzó su ofensiva por sorpresa el 16 de diciembre. La ferocidad de este ataque sorprendió a Eisenhower y Bradley, y dio lugar a una lucha para montar un contraataque. El Tercer Ejército de Patton, que ya a punto de poner en marcha la Operación Campanita hacia Frankfurt, en lugar envió a dos de sus cuerpos hacia el norte, para ayudar a aliviar Bastogne. Esto tuvo implicaciones inmediatas para el vecino del Séptimo Ejército de los EE.UU., que se esperaba ahora para cubriera los 27 millas (43km) del vacío creado por el cambio de Patton, sin refuerzos adicionales. Como resultado, el Séptimo Ejército de los EE.UU. tuvo que cubrir 126 millas (203 kms) de la parte delantera con seis divisiones de infantería, demasiado delgadas una línea defensiva de los Estados Unidos las normas habituales del Ejército. A modo de comparación, el sector VIII del Cuerpo en las Ardenas, que los alemanes habían encontrado tan atractivo para su ofensiva con cuatro divisiones de infantería sobre un frente de 60 millas (96km) de largo, una concentración de un denso tercero que frente al Séptimo Ejército en Alsacia. Al 19 de diciembre, todas las operaciones ofensivas aliadas en Alsacia se paralizó y comenzó una nueva orientación a la defensiva. 

Después de haber sido objeto de implacables contratado por el Grupo de Ejército 6º durante cinco meses de lucha continua, Grupo de Ejércitos G fue en busca de venganza. Los altos mandos alemanes en Alsacia había sido mantenido en la oscuridad acerca de la ofensiva de las Ardenas. Cuando las noticias de los éxitos iniciales alemanes llegaron, hubo cierto optimismo de que la marea podría dar vuelta en Alsacia con un audaz ataque. Estos planes finalmente cristalizaron en la Operación Nordwind a finales de diciembre de 1944.

 
El 1ere Armée intentó romper la Brecha de Belfort, en noviembre y diciembre tanto en la llanura de Alsacia, así como a través de los Vosgos de alta como se ve aquí. Se trata de una patrulla de la División de 3e d'lnfanterie Algerienne, una división argelina que había visto anteriormente en combate en Italia. (NARA) 
 
En 23 de noviembre de 1944, la Panzer-Lehr-Division entró en escena con un contraataque de Sarre-Unión en contra del Séptimo Ejército, llegando a dos regimientos de la 44ª División. Este Panther Ausf G fue eliminado durante los combates contra el 114a de Infantería cerca Schalbach el 25 de noviembre, con un golpe de bazooka evidente en el lado del casco inmediatamente debajo de la torreta. La División Panzer-Lehr se vio obligado a abandonar el ataque al Comando de Combate B, cuarta División Blindada lanzó un ataque por el flanco de la Fénétrange. (NARA) 
 
Durante diciembre, la principal tarea del Séptimo Ejército fue penetrando en los Vosgos baja y el acceso a la llanura de Alsacia. Esta es la entrada a la brecha de Saverne mirando hacia el oeste, una de las principales vías de acceso de las montañas hacia el Rhin. (NARA) 
 
A mediados de diciembre, el Séptimo Ejército fue a chocar con la traza de la Línea Maginot alrededor de Bitche. En este caso, GIs del 71ª de Infantería, de la 44ª División inspeccionando el Ouvrage du Simsershof en las afueras de Bitche después de la guarnición de la 25. Panzergrenadier-Division se había retirado finalmente en la noche de diciembre 18/19 después de días de intenso bombardeo de artillería. (NARA) 
 
Devers y Patch planearon asaltar el Rin cerca de Rastatt a principios de diciembre para rodar detrás de la Westwall. A pesar de que las unidades de la la Séptima del Ejército comenzaron a entrenarse para el cruce de ríos a fines de noviembre, Eisenhower vetó el plan. El Séptimo Ejército tuvo la oportunidad de los próximos tres meses más tarde y esta fotografía muestra un ejercicio de entrenamiento de la 157a de Infantería de la 45 ª División moviendo un cañón antitanque de 57mm en un camión anfibio DUKW el 11 de marzo de 1945. (NARA)

domingo, 18 de junio de 2017

SGM: El intento de asesinato de Hitler

El intento de asesinato de Hitler

William L. Shirer

Un coronel del ejército alemán penetra en el cuartel general de Hitler; coloca una bomba a menos de dos metros del Führer y se retira. Una explosión, llamas, gritos. En este fragmento extraído y traducido de su libro, «The rise and fall of the Third Reich», publicado en 1960, el periodista norteamericano William L. Shirer, analiza las fases del atentado del 20 de Julio de 1944, explicando las razones de su fracaso.


Coronel Klaus von Stauffenberg


El coronel Klaus von Stauffenberg era hombre de una amplitud de espíritu rara en un militar de carrera. Había nacido en 1907 y descendía de una vieja familia aristocrática del sur de Alemania, profundamente católica y muy cultivada. Dotado de una magnífica salud física, von Stauffenberg se forjó un pensamiento brillante, curioso y admirablemente equilibrado. Durante cierto tiempo había acariciado la idea de dedicarse a la música, luego a la arquitectura, pero, a los diecinueve años, entró como cadete en el ejército y, en 1936, fue admitido en la Escuela de Guerra de Berlín. Monárquico de corazón, como la mayoría de los hombres de su clase, no se opuso, por entonces, al régimen nacionalsocialista. Fueron, al parecer, los «pogroms» de 1938 los que sembraron en su espíritu las primeras dudas, que aumentaron cuando vio al Führer, en el verano de 1939, empujar a Alemania a una guerra que podía ser larga y terriblemente costosa en vidas humanas. No obstante, cuando llegó la guerra, se lanzó a ella con su energía característica. Pero en Rusia perdió von Stauffenberg sus últimas ilusiones sobre el Tercer Reich. El inútil desastre de Stalingrado le hizo caer enfermo. Inmediatamente después, en Febrero de 1943, solicitó ser enviado al frente de Túnez. Pero el 7 de Abril, su automóvil voló en un campo de minas y von Stauffenberg resultó gravemente herido. Perdió el ojo izquierdo, la mano derecha y dos dedos de la mano izquierda. Durante su larga convalecencia tuvo tiempo para reflexionar y llegar a la conclusión, a pesar de su estado, que tenía una misión que cumplir en bien de la patria. «Creo que debo hacer algo para salvar a Alemania» –dijo a su mujer, la condesa Nina, que había ido a verle al hospital- «Nosotros, oficiales del Alto Estado Mayor, tenemos todos que asumir nuestra parte de responsabilidad».


von Stauffenberg y su esposa Nina

A fines de Septiembre de 1943, estaba de vuelta en Berlín, en la comandancia general del ejército. Empezó a ejercitarse, valiéndose de pinzas, en la tarea de activar una bomba con los tres dedos de la mano que le quedaban. Hizo mucho más aún. Su personalidad dinámica, la claridad de su inteligencia y su notable talento de organizador, infundieron en los conspiradores una mayor resolución. Los conspiradores, sin embargo, no tenían en sus filas a ningún mariscal en actividad. Se hizo una propuesta al mariscal von Rundstedt, que mandaba las tropas del sector occidental, pero rehusó faltar a su juramento de fidelidad al Führer. El mariscal von Manstein dio una respuesta idéntica. Tal era la situación a comienzos de 1944, cuando un mariscal, muy activo y muy popular, prestó oídos a los conspiradores, sin que von Stauffenberg lo supiera al principio. Era Rommel, y su participación en el complot contra Hitler sorprendió mucho a los jefes de la conspiración. Pero, en Francia, Rommel se había dedicado a frecuentar a dos de sus viejos amigos, el general von Falkenhausen, gobernador militar de Bélgica y del Norte de Francia, y el general Karl Heinrich von Stülpnagel, gobernador militar de Francia. Estos dos generales formaban parte ya de la conspiración antihitleriana y, poco a poco, lo pusieron al corriente de sus actividades en este terreno.


General von Falkenhausen

General Karl Heinrich von Stülpnagel

Después de algunas vacilaciones, Rommel aceptó: «Creo –les dijo- que es mi deber acudir en socorro de Alemania». Y ahora que se acercaba el verano decisivo de 1944, los conspiradores comprendían la necesidad de actuar con urgencia. El ejército ruso estaba casi en las fronteras de Alemania. Los Aliados se disponían a lanzar una operación de gran envergadura en las costas francesas del Canal. En Italia, la resistencia alemana se derrumbaba. Si querían obtener una paz inmediata, que ahorrase a Alemania un aplastamiento y una ruina totales, tenían que desembarazarse lo más pronto posible de Hitler y del régimen nazi. En Berlín, von Stauffenberg y sus conjurados tenían, al fin, sus planes a punto. Los habían reunido bajo el nombre convencional de «Operación Valkiria», término apropiado, ya que las valkirias eran, según la mitología escandinava, cada una de las divinidades con forma de mujer, que se precipitaban sobre los campos de batalla, para designar a los héroes que debían morir en los combates. En el caso presente, era Adolf Hitler quien debía desaparecer. Resulta irónico que el almirante Canaris, antes de su caída, hubiera dado al Führer la idea de un plan Valkiria, destinado a garantizar, por el ejército del interior, la seguridad de Berlín y de las demás grandes ciudades, en caso de una insurrección de los millones de trabajadores extranjeros que vivían maltratados en estos centros. Semejante insurrección era muy improbable –en realidad era imposible-, pues los trabajadores no estaban armados ni organizados, pero el Führer, muy suspicaz en aquella época, veía acechar el peligro por todas partes y, como casi todos los soldados útiles estaban ausentes del país (ya en el frente o ya de guarnición), aceptó fácilmente la idea de que el ejército del interior garantizase la seguridad del Reich contra las “hordas” de los trabajadores forzados. De este modo, el plan Valkiria de Canaris llegó a ser una perfecta tapadera para los conspiradores militares, permitiéndoles elaborar casi a la luz del día unos planes para que el ejército del interior cercara la capital y algunas ciudades como Viena, Munich y Colonia, en el momento mismo en que Hitler fuese asesinado.
En Berlín, la principal dificultad residía en el hecho de que disponían de muy pocas tropas y las formaciones S.S. eran mucho más numerosas. Había también un número considerable de unidades de la Luftwaffe, en el interior mismo de la ciudad y en sus alrededores, que servían las defensas antiaéreas. Estas tropas, a menos que el ejército obrara rápidamente, seguirían fieles a Goering y lucharían por salvar el régimen nazi y colocarlo bajo la autoridad de su jefe, aun cuando Hitler hubiera muerto. Frente a las fuerzas de las S.S. y de las tropas de aviación, von Stauffenberg sólo contaba con la rapidez de las operaciones para asegurar el control de la capital. Las dos primeras horas serían las más críticas. En este breve tiempo, las tropas sublevadas deberían ocupar y defender la central de radio y las dos emisoras de la ciudad, las centrales telegráficas y telefónicas, la cancillería del Reich, los ministerios y los cuarteles generales de la Gestapo. Goebbels, el único alto dignatario nazi que salía raras veces de Berlín, debería ser detenido con los oficiales S.S. En cuanto Hitler hubiera muerto, su cuartel general de Rastenburg se aislaría de Alemania, para que ni Goering, ni Himmler, ni ninguno de los generales nazis, como Keitel y Jodl, pudieran tomar el mando y tratar de incorporar a las tropas y a la policía a un régimen nazi del que tan sólo el jefe habría cambiado. El general Fellgiebel, jefe de transmisiones, cuyas oficinas se hallaban en el cuartel general, se encargó de esta misión. Los planes, pues, estaban listos. A finales de Junio, los conspiradores tuvieron una baza a su favor. Klaus von Stauffenberg fue ascendido a coronel y nombrado jefe de estado mayor del general Fromm, general en jefe del ejército del interior. Este puesto no sólo le ponía en posición de dar órdenes a aquel ejército en nombre de Fromm, sino que le permitía acercarse a Hitler.


General Fellgiebel

Este último, en efecto, había adquirido la costumbre de convocar al jefe del ejército del interior, o a su ayudante, a su cuartel general, dos o tres veces por semana, para pedirle nuevos refuerzos para las divisiones diezmadas que luchaban en el frente ruso. En una de estas entrevistas pensaba von Stauffenberg hacer explotar su bomba.
En la tarde del 19 de Julio, Hitler convocó a von Stauffenberg en Rastenburg. Debía hacer su informe para la primera conferencia cotidiana, que tendría lugar en el cuartel general del Führer, al día siguiente, 20 de Julio, a la una de la tarde. Los oficiales que ocupaban los puestos más importantes en la guarnición de Berlín y sus alrededores recibieron aviso de que el 20 de Julio sería «Der Tag», el gran día. Poco después de las 6,00 hs. de la cálida y soleada mañana del 20 de Julio de 1944, el coronel von Stauffenberg, acompañado de su ayudante el teniente von Haeften, se dirigió hacia Rangsdorf, el aeropuerto de Berlín. En su cartera atestada, entre sus documentos, y envuelta en una camisa, llevaba una bomba con detonador retardado. El aparato despegó y, poco después de las 10,00 hs., aterrizaba en Rastenburg. El teniente von Haeften dio al piloto la orden de que estuviera listo para emprender el vuelo de regreso, en cualquier momento después del mediodía. Un coche del estado mayor condujo al grupo al cuartel general de «Wolfsschanze» (cubil del lobo), situado en un rincón sombrío, húmedo y muy boscoso de Prusia Oriental. No era fácil ni la entrada ni la salida, observó von Stauffenberg. El cuartel general se componía de tres recintos, protegidos cada uno de ellos por campos de minas, reductos de hormigón y una alambrada electrificada; día y noche hacían la ronda patrullas de S.S. Para penetrar en el recinto interior, donde vivía y trabajaba Hitler, hasta el general de mayor graduación tenía que presentar un salvoconducto especial, valedero para una sola visita, y sufrir una inspección individual. No obstante, ellos franquearon fácilmente los tres controles. Una vez en su interior, von Stauffenberg se dirigió en seguida a ver al general Fellgiebel, jefe de transmisiones en el O.K.W., uno de los ejes principales del complot, con el propósito de asegurarse de que el general estaba dispuesto a transmitir sin demora las noticias del atentado a los conspiradores de Berlín, para que entraran inmediatamente en acción. En tal momento, Fellgiebel aislaría al cuartel general del Führer, cortando todas las comunicaciones telefónicas, telegráficas y radiofónicas. Luego von Stauffenberg se encaminó a las oficinas de Keitel, colgó su gorra y su cinturón en la antesala, y entró en el despacho del jefe del O.K.W. Supo por él que tendría que actuar más rápidamente de lo proyectado. Ya era algo más del mediodía cuando Keitel le informó de la llegada de Mussolini en el tren de las 2,30 hs. de la tarde, por lo cual se había adelantado la conferencia cotidiana del Führer, que se celebraría a las 12,30 hs. en vez de a la 1,00 hs. A continuación, von Stauffenberg resumió a Keitel lo que se proponía decir a Hitler y, hacia el final, notó que el jefe del O.K.W. miraba su reloj con impaciencia. Unos minutos antes de las 12,30 hs., Keitel se levantó diciendo que debían dirigirse inmediatamente a la conferencia si no querían llegar con retraso. Salieron de su despacho, pero von Stauffenberg dijo que había olvidado su gorra y su cinturón en la antesala, y dio rápidamente media vuelta antes de que Keitel tuviese tiempo de enviar a su ayudante por ellos. En la antesala, von Stauffenberg abrió con celeridad su cartera, tomó una pinza con los tres dedos que le quedaban y rompió la cápsula del detonador de tiempo. Si no se producía una falla en el mecanismo, diez minutos después exactamente la bomba estallaría. Keitel, se irritó por este retraso y se volvió para gritar a von Stauffenberg que se apresurara. No obstante, como Keitel temía, llegaron con demora. La conferencia había empezado. En el momento en que Keitel y von Stauffenberg entraban en el barracón, el segundo se detuvo un instante en el vestíbulo de entrada para decir, al sargento jefe encargado de la central telefónica, que esperaba una llamada urgente de su despacho de Berlín, de donde tenían que transmitirle una información absolutamente necesaria para su exposición (esto lo dijo por Keitel, que estaba escuchando). Por lo tanto, había que avisarle en cuanto le llamaran. Los dos hombres entraron en la sala. Habían pasado ya cuatro minutos desde que von Stauffenberg rompió la cápsula. Quedaban seis minutos. La habitación era relativamente pequeña, de unos 9 metros de largo por 4,50 metros de ancho, y tenía diez ventanas, abiertas todas de par en par para dejar entrar un poco de aire. Todas aquellas ventanas abiertas iban a reducir, sin duda, el efecto de la explosión. En medio de ese cuarto había una mesa ovalada, de roble macizo, de unos 5 metros de largo. Esta mesa tenía la particularidad de que no descansaba sobre patas, sino sobre dos peanas (bases o soportes) grandes y pesadas, colocadas en sus extremos y casi tan anchas como ella. Este detalle iba a influir notablemente en el desarrollo de los sucesos. Cuando von Stauffenberg penetró en la estancia, Hitler estaba sentado en el centro del lado más largo de la mesa, de espaldas a la puerta. A su derecha estaban el general Heusinger, jefe de operaciones y jefe del estado mayor adjunto del ejército; el general Korten, jefe de estado mayor del Aire; y el coronel Heinz Brandt, jefe de estado mayor de Heusinger. Keitel tomó asiento a la izquierda del Führer; a su lado se hallaba el general Jodl. Había alrededor de la mesa dieciocho oficiales más, de los tres ejércitos y de las S.S. El coronel von Stauffenberg se sentó entre Korten y Brandt, a la derecha del Führer. Puso su cartera en el suelo y la empujó bajo la mesa para apoyarla contra la pared «interior» del pesado soporte de roble. Se hallaba de este modo, a unos dos metros de las piernas del Führer. Eran las 12,37 hs. Quedaban aún cinco minutos. Heusinger continuó hablando, refiriéndose constantemente al mapa desplegado sobre la mesa. Cuando von Stauffenberg salió de la habitación, parece que nadie se dio cuenta, con excepción quizá del coronel Brandt. Este oficial, absorto en lo que decía Heusinger, se inclinó sobre la mesa para ver mejor el mapa, y descubrió que la abultada cartera de von Stauffenberg le estorbaba, probó de empujarla con el pie y, finalmente, la tomó por el asa, la levantó y la apoyó sobre el lado «exterior» del soporte de la mesa, que ahora se interponía entre la bomba y Hitler. Esta circunstancia insignificante, salvó probablemente la vida del Führer y costó la suya a Brandt. «Los rusos –concluía Heusinger- se dirigen con fuerzas importantes desde el oeste del Dvina hacia el norte. Si nuestro grupo de ejércitos que opera alrededor del lago Peipus no se repliega inmediatamente, una catástrofe…». No pudo acabar la frase: en ese momento exacto, 12,42 hs., la bomba hizo explosión; von Stauffenberg estaba a 200 metros de allí, en compañía del general Fellgiebel, ante la mesa de trabajo de este último en el bunker 88. Mientras pasaban lentamente los segundos, su mirada iba ávidamente de su reloj al barracón de la conferencia. De repente, saltó de su asiento, una llamarada y una humareda se elevaron rugiendo –contó después- como si el sitio hubiera sido alcanzado de lleno por un proyectil de 155. Salían cuerpos proyectados por las ventanas y volaban escombros por el aire. En la imaginación sobreexcitada de von Stauffenberg, todos los que se hallaban en la sala de conferencias debían estar muertos o moribundos. Lanzó un rápido adiós a Fellgiebel, que debía telefonear a los conspiradores de Berlín para anunciarles que el atentado había salido bien, y luego cortar todas las comunicaciones hasta que los conspiradores se apoderaran de Berlín, proclamando el nuevo gobierno. Pero von Stauffenberg tenía ahora por objetivo inmediato salir del cuartel general con vida y lo más pronto posible. En los puntos de control, los centinelas habían visto y oído la explosión y habían cerrado inmediatamente todas las salidas. En la primera barrera, situada a unos metros del bunker de Fellgiebel, detuvieron el coche de von Stauffenberg. Este se bajó y solicitó hablar con el oficial de servicio del cuerpo de guardia. En su presencia, telefoneó a alguien –se ignora a quien-, habló brevemente, colgó y volviéndose hacia el oficial le dijo: «Teniente, estoy autorizado para salir». Era un «bluff», pero dio resultado y, según parece, después de haber anotado cuidadosamente en su registro: «12,44 hs. El coronel von Stauffenberg ha franqueado el control», el teniente ordenó a los controles siguientes que le dejaran pasar. A toda velocidad, el automóvil se dirigió al aeródromo, cuyo comandante aún no había recibido la alarma. El piloto tenía en marcha el motor cuando los dos hombres llegaron al campo. Un minuto después, el avión despegaba. Era un poco más de la 1,00 h. de la tarde. Las tres horas siguientes debieron parecer a von Stauffenberg las más largas de su vida. En aquel avión no podía hacer nada, sino tener la esperanza de que Fellgiebel hubiera transmitido a Berlín la importantísima señal, y que sus camaradas de conspiración se hubieran apoderado de la ciudad y enviado los mensajes, previamente redactados, a los comandantes militares en funciones en Alemania y en el oeste. Su avión aterrizó en Rangsdorf a las 3,45 hs. y von Stauffenberg, lleno de confianza, se precipitó hacia el teléfono más próximo para llamar al general Olbricht y saber exactamente lo que había sucedido en el curso de aquellas tres horas de las que todo dependía. Con gran consternación supo que no se había hecho nada. Inmediatamente después de la explosión recibieron una llamada telefónica de Fellgiebel, pero la comunicación era tan mala que los conspiradores no habían entendido si Hitler había muerto o no había muerto. En consecuencia, no se hizo nada.
Pero Hitler no había muerto como pensaba von Stauffenberg. Lo había salvado, sin sospecharlo, el coronel Brandt, al desplazar la cartera al otro lado del pesado soporte de la mesa. Sus heridas no eran graves, aunque se hallaba fuertemente conmocionado. Como un testigo diría más tarde, apenas se le reconocía cuando salió del edificio destrozado y en llamas, del brazo de Keitel, con el rostro ennegrecido, el pelo echando humo y el pantalón hecho jirones. Keitel, milagrosamente salió ileso. Pero la mayor parte de los que se hallaban sentados en el extremo de la mesa, cerca de lugar donde estalló la bomba, estaban gravemente heridos; sólo murió Brandt. En la confusión y alboroto reinantes, nadie se acordó, al principio, de que von Stauffenberg se había escabullido de la sala de conferencias poco antes de la explosión. Se creyó, en los primeros momentos, que se encontraba en el barracón y que debía figurar entre los heridos graves que habían sido trasladados rápidamente al hospital. Hitler, que no sospechaba de él todavía, ordenó que se pidiera información sobre los heridos. Unas dos horas después de la explosión comenzaron a conocerse indicios sospechosos. El sargento primero encargado del teléfono, se presentó para declarar que «el coronel tuerto», que le había dicho que esperaba una llamada de Berlín, había salido de la sala de conferencias y, sin aguardar esta comunicación, abandonó el barracón a toda prisa. Algunos oficiales asistentes a la conferencia se acordaron de que von Stauffenberg había dejado su cartera de mano bajo la mesa. En los puestos de control, los centinelas manifestaron que von Stauffenberg y su ayudante habían salido del campo inmediatamente después de la explosión. Hitler comenzó a sospechar. Una llamada telefónica al aeródromo de Rastenburg aportó un informe interesante: el coronel von Stauffenberg había tomado el avión precipitadamente después de la 1,00 h. de la tarde, indicando como destino el aeródromo de Rangsdorf. Hasta ese momento, nadie había sospechado en el cuartel general, que en Berlín se estaban desarrollando graves acontecimientos. Todos creían que von Stauffenberg había actuado solo. No sería difícil capturarlo, a menos que, como algunos sospechaban, hubiera aterrizado detrás del frente ruso. Hitler, que mostró mucha serenidad todo ese tiempo, tenía otra preocupación inmediata, la de recibir a Mussolini, cuya llegada estaba prevista para las 4,00 hs. de la tarde, por haberse retrasado su tren. Escena rara y grotesca la de ese último encuentro entre los dos dictadores, aquella tarde del 20 de Julio de 1944, contemplando las ruinas de la sala de conferencias, y tratando de persuadirse de que, el Eje que habían formado y que había dominado el continente, no estaba también en ruinas. Aquel Duce, anteriormente tan altivo, aquel hombre a quien gustaba pavonearse, ya era un simple «Gauleiter» (representante del partido nazi) en Lombardía, evadido de su prisión con la ayuda de comandos alemanes, y apoyado únicamente por Hitler y las S.S. Sin embargo, la amistad y la estimación que el Führer sentía por él, nunca se desmintieron, y le recibió con todo el entusiasmo que su estado físico le permitía. Hacia las 5,00 hs. de la tarde empezaron a llegar los primeros informes de Berlín, indicando que había estallado una sublevación militar, la cual posiblemente se extendía al frente del Oeste. Hitler tomó el teléfono y ordenó a las S.S. de Berlín que exterminaran hasta el menor sospechoso. Esta rebelión de Berlín, tan larga y meticulosamente preparada, se había iniciado con mucha lentitud. Entre la 1,15 hs. y las 3,45 hs. no se había hecho nada. Y cuando el general Thiele fue a avisar a los conspiradores que las emisoras de radio iban a lanzar la noticia que Hitler había escapado con vida a un atentado, no se les ocurrió aún que lo primero que había que hacer –y con toda urgencia- era apoderarse de la emisora nacional, impedir a los nazis servirse de ella, y difundir sus proclamas anunciando la formación de un nuevo gobierno. En lugar de ocuparse de ello inmediatamente, von Stauffenberg llamó al cuartel general de von Stülpnagel para que los conspiradores entrasen en acción en París, luego trató de convencer a su superior, el general Fromm (a quien Keitel acababa de comunicar que Hitler estaba vivo), cuya obstinada negativa a unirse a los rebeldes amenazaba seriamente con comprometer el éxito de la operación. Tras una violenta discusión, Fromm fue arrestado en el despacho de su ayudante. Los rebeldes tomaron la precaución de cortar los cables telefónicos de ese cuarto. Poco después de las 4,00 hs. de la tarde, después del regreso de von Stauffenberg, el general von Hase, que mandaba la plaza de Berlín, telefoneó al comandante del batallón escogido de la guardia Grossdeutschland, en Doeberitz, para ordenarle que tuviese preparada su unidad y que se presentara inmediatamente en la Kommandantur de la avenida Unter den Linden. El comandante del batallón, recientemente nombrado, se llamaba Otto Remer e iba a jugar un papel primordial en aquella jornada, aunque no el que esperaban los conjurados. Estos lo habían sondeado, puesto que iban a confiar a su batallón una misión muy importante, pero se contentaron con saber que era un militar sin opiniones políticas y que ejecutaría sin discutir las órdenes que le dieran sus superiores. Remer alertó a su batallón, de acuerdo con las instrucciones recibidas, y se dirigió apresuradamente a Berlín para recibir las órdenes particulares de von Hase. El general le anunció el asesinato de Hitler, la inminencia de un «putsch» S.S., y le dio instrucciones para que aislara totalmente los ministerios de la Wilhelmstrasse y la Oficina central de seguridad S.S. situada en el mismo sector, en el barrio de la estación de Anhalt. A las 5,30 hs., Remer, actuando con gran celeridad, ya había cumplido su misión y se presentó en la Kommandantur para recibir nuevas instrucciones. Pero en el Ministerio de Propaganda, Goebbels acababa de recibir una llamada telefónica de Hitler, informándole del atentado de que había sido víctima, y ordenándole que difundiera, lo antes posible, un comunicado anunciando que dicho atentado había fracasado. En ese mismo momento, advirtió que las tropas se apostaban alrededor del ministerio. Goebbels, entonces, llamó con urgencia a Remer, quien, por su parte, había recibido la orden de detener al ministro de propaganda. Así pues tenía la orden de apresar a Goebbels y el ministro se lo había facilitado, pidiéndole que fuera a verlo. Remer fue con veinte hombres al Ministerio de Propaganda y a continuación, revólver en mano, su ayudante y él entraron en el despacho del más alto dignatario nazi que estaba entonces en Berlín, para arrestarlo. Goebbels sabía hacer frente a las situaciones críticas; recordó al joven comandante el juramento de fidelidad que había prestado a Hitler. Remer replicó secamente que Hitler había muerto. Goebbels le respondió que el Führer estaba vivo, pues acababa de hablar con él por teléfono, y podía demostrarlo. Pidió una conferencia urgente con Rastenburg. El error cometido por los conspiradores al no apoderarse de la red telefónica de Berlín, iba a conducirlos al desastre. En un minuto estaba Hitler al aparato. Goebbels tendió el auricular a Remer: -«¿Reconoce usted mi voz?»-, preguntó el Führer. ¿Quién no iba a reconocer en Alemania aquella voz ronca, oída centenares de veces por la radio? Dicen que el comandante, al escucharlo, se cuadró en el acto. Hitler le ordenó reprimir la rebelión, y obedecer únicamente las órdenes de Goebbels y de Himmler, a quien enviaba a Berlín para que tomara el mando del ejército del interior. El Führer ascendió a Remer a coronel. Esto fue suficiente. Remer acababa de recibir órdenes de arriba y se apresuró a ejecutarlas con una energía de que carecían los conspiradores. Retiró su batallón de la Wilhelmstrasse, ocupó la Kommandantur de la avenida Unter den Linden, envió patrullas a detener a las unidades que pudieran estar en marcha hacia la capital y se encargó personalmente de descubrir el cuartel general de los conjurados, para detener a sus jefes.


Mayor Otto Remer

Comenzaba el último acto. Poco después de las 9,00 hs. de la noche, los conspiradores, defraudados en sus esperanzas, escucharon estupefactos por la radio que el Führer se dirigiría al pueblo alemán. Unos minutos después, se enteraban de que el general von Hase, que mandaba la plaza de Berlín, había sido detenido, y que el general nazi Reinecke, apoyado por las S.S., se había puesto al frente de todas las tropas de Berlín, para asaltar el puesto de mando de los rebeldes situado en la calle Bendlerstrasse. La enérgica acción emprendida inmediatamente en Rastenburg; lo rápido de la reacción de Goebbels; la movilización de las S.S. en Berlín, debido en gran parte a la sangre fría de Otto Skorzeny; la confusión y la inacción increíbles de los rebeldes de la Bendlerstrasse; hicieron que gran número de oficiales, a punto de unir su suerte con los conspiradores, cambiaran de opinión. Hacia las 8,00 hs. de la noche, después de cuatro horas de reclusión en el despacho de su ayudante, el general Fromm pidió autorización para retirarse a su propio despacho, situado en el piso inferior. Dio su palabra de honor de no intentar huir ni establecer ningún contacto con el exterior. El general Hoepner accedió a ello y, además, como Fromm se quejara de tener hambre y sed, hizo que le llevasen unos sandwiches y una botella de vino. Poco antes habían llegado tres generales de estado mayor, que se negaron a unirse a la rebelión, pero que solicitaron hablar con su jefe, el general Fromm. Inexplicablemente fueron llevados ante su presencia, aunque seguía arrestado. Fromm les dijo, inmediatamente, que había una puertecita de salida en la parte posterior del edificio y, faltando a la palabra dada a Hoepner, ordenó a los generales que fueran en busca de refuerzos, se apoderaran del edificio y reprimiesen la rebelión. Lo generales así lo hicieron. Asimismo, un grupo de oficiales del estado mayor de Olbricht había empezado a sospechar que la rebelión corría hacia el fracaso, y comprendieron que si ésta realmente fracasaba, a ellos los colgarían sin darles tiempo a cambiar de idea. A las 10,30 hs. de la noche estos oficiales solicitaron hablar con el general Olbricht. Querían saber exactamente lo que él y sus amigos pensaban hacer. El general se los dijo y se marcharon sin discutir. Veinte minutos más tarde, volvieron a presentarse seis u ocho de ellos y, con las armas en la mano, pidieron a Olbricht más explicaciones. Cuando von Stauffenberg acudió ante el escándalo, lo arrestaron. Como intentara escapar, echando a correr hacia el pasillo, dispararon sobre él, hiriéndolo en un brazo. Luego cercaron la parte del edificio que había servido de cuartel general a los conspiradores. Beck, Hoepner, Olbricht, von Stauffenberg, von Haeften y Mertz fueron metidos a empujones en el despacho vacío de Fromm, donde éste no tardó en aparecer, empuñando un revólver: -¡Muy bien, señores! –dijo-. Ahora voy a tratarlos como ustedes me han tratado- Pero no lo hizo.
-Depongan las armas –ordenó-. Están ustedes arrestados-
-No se atreverá usted a arrestar a su antiguo jefe –respondió tranquilamente Beck echando mano a su revólver-. Esto es cosa mía-
Beck apretó el gatillo para suicidarse, pero la bala no hizo más que rozarle la cabeza. Se desplomó en un sillón, sangrando ligeramente. -¡Ayuden a ese anciano!- ordenó Fromm a dos oficiales jóvenes, pero cuando quisieron quitarle el revólver, Beck protestó, pidiendo que le dieran otra oportunidad. Fromm accedió. Luego, volviéndose hacia los otros conspiradores, les dijo: -Señores, si ustedes tienen que escribir alguna carta, les concedo aún unos minutos- Olbricht y Hoepner se sentaron a escribir unas palabras de despedida para sus esposas. Mertz, von Stauffenberg, von Haeften y los demás, permanecieron en silencio. Fromm salió de la estancia. Volvió al cabo de cinco minutos para anunciar que, «en nombre del Führer», había formado un «tribunal militar» (no existen pruebas de que lo hiciera) y que éste había sentenciado a muerte al coronel del Alto Estado Mayor, Mertz; al general Olbricht; al general Hoepner; a ese coronel cuyo nombre no quiero acordarme (von Stauffenberg) y al teniente von Haeften. Los dos generales, Olbricht y Hoepner, estaban aún ocupados en escribir a sus mujeres. El general Beck yacía desplomado en su sillón, con el rostro manchado de sangre. -¡Y bien, señores! –dijo Fromm, dirigiéndose a Olbricht y Hoepner-, ¿están ustedes listos?- Hoepner y Olbricht terminaron sus cartas. Beck, que empezaba a recobrar el ánimo, pidió otro revólver. Se llevaron a von Stauffenberg y a los restantes «sentenciados». En el patio, a la luz de los faros oscurecidos de un coche militar, los oficiales «condenados» fueron rápidamente fusilados por un pelotón de ejecución. El coronel Klaus von Stauffenberg murió gritando: «¡Viva nuestra sagrada Alemania!».
Había pasado la media noche. La única rebelión importante que hubo contra Hitler, en los once años y medio transcurridos desde el advenimiento del Tercer Reich, fue sofocada en once horas y media. Otto Skorzeny llegó a la Bendlerstrasse al frente de un grupo S.S., prohibiendo inmediatamente que se procediera a nuevas ejecuciones (como buen policía quería someter a los detenidos a tortura para conocer la ramificación del complot). Esposó a los conspiradores, enviándolos a la prisión de la Gestapo, y dio orden de recoger los papeles que los conspiradores no hubieran destruido. Himmler, llegado de Berlín poco antes, había establecido temporalmente su cuartel general en el ministerio de Goebbels, y telefoneó a Hitler para anunciarle que la rebelión había sido reprimida. En Prusia Oriental un camión-radio rodaba a toda velocidad por la carretera de Königsberg a Rastenburg para que el Führer pronunciase por radio aquel mensaje que el «Deutschlandsender» anunciaba incesantemente de las nueve:

«¡Camaradas alemanes! Si me dirijo hoy a vosotros, es para que oigáis mi voz y sepáis que no estoy herido y también para que os enteréis que acaba de cometerse un crimen sin precedente en la historia. Una camarilla de militares ambiciosos, irreflexivos, estúpidos e insensatos, ha urdido un complot para eliminarme, y conmigo al estado mayor del alto mando de la Wehrmacht. La bomba colocada por el coronel conde von Stauffenberg ha estallado a dos metros de mí, hiriendo gravemente a varios de mis fieles y leales colaboradores y ha matado a uno de ellos. Yo sólo he sufrido algunos arañazos, contusiones y quemaduras superficiales. Este suceso es para mí la confirmación de la misión que me ha confiado la Providencia. Los conspiradores no constituyen más que un pequeño grupo que no representa a la Wehrmacht, y mucho menos al pueblo alemán. Se trata de una banda de criminales, y todos serán exterminados implacablemente. Los trataremos de la forma en que nosotros, nacionalsocialistas, hemos tratado siempre a nuestros enemigos».
Hitler cumplió su palabra. Una oleada de persecuciones asoló al país. El Tribunal del Pueblo se mantuvo en sesión permanente durante seis meses. Fueron ejecutadas cerca de 5.000 personas. Rommel fue el único de todos los conspiradores que tuvo derecho a un trato especial. Hitler, a pesar de su furor, se daba cuenta de que la detención del más popular de sus mariscales, causaría agitación y malestar en el país. El 14 de Octubre, dos generales, Burgdorf y Maisel, fueron a ver a Rommel, convaleciente en su casa de Herrlingen de la grave herida que había sufrido en Normandía. Una hora después, el mariscal se reunió con su mujer y le expresó lo siguiente: -«He venido a decirte adiós. Dentro de un cuarto de hora habré muerto. Sospechan que he tomado parte en la tentativa de asesinato contra Hitler. El Führer me deja escoger entre el veneno o el juicio por el Tribunal del Pueblo. Han traído el veneno. Dicen que obrará en tres segundos. No temo ser juzgado públicamente, pues puedo justificar todos mis actos. Pero sé que no llegaré vivo a Berlín»-. Eligiendo el suicidio, sabía que su mujer y su hijo no serían molestados. Un cuarto de hora después, el mariscal Erwin Rommel había dejado de existir.

Fuente
Gran Crónica de la Segunda Guerra Mundial